Buenas prácticas

Encontrá en esta sección información sobre:

 No más bolsas plásticas

 Historias de vida


No más bolsas plásticas

Para construir una ciudad sustentable, nos planteamos reducir el consumo de bolsas plásticas de polietileno para reemplazarlas por las de polímero vegetal. Las bolsas tradicionales son elaboradas con distintos tipos de polímeros sintéticos (obtenidos del petróleo) y al no ser degradables demoran entre 400 a 1000 años en descomponerse, mientras que las biodegradables sólo tardan entre 5 a 10 semanas.

 

grafico_3

 

Las bolsas plásticas generan varios problemas ambientales, uno de ellos la obstrucción de desagües pluviales y alcantarillas. Por eso recalcamos la importancia de su reemplazo por medios alternativos y amigables con el medio ambiente.

 

grafico_2

 

Normativas

A partir de la Ordenanza N° 11601, sancionada en el año 2009,  suscribiendo diferentes convenios con Instituciones Educativas, asociaciones civiles, actores sociales, centros comerciales, supermercados y asociaciones de calle, así como también el desarrollo de distintas actividades de promoción y educación ciudadana.

Con la sanción de la Ordenanza N° 12303, se establece el plazo definitivo para la prohibición de la entrega de bolsas plásticas para el acarreo de mercaderías (1ro de Marzo de 2017), elaboradas en polietileno polipropileno o cualquier otro polímero artificial no biodegradable, haciendo foco en la necesidad de continuar desarrollando políticas de promoción y difusión sobre la reducción del uso de bolsas descartables y su reemplazo por medios alternativos. A su vez, se plantea la posibilidad de la entregar bolsas biodegradables, en cumplimiento con las normas IRAM N° 13610 y N° 29421.

¿Sabías que…?

Los santafesinos utilizan anualmente más de 273 millones de bolsas de polietileno es decir, aproximadamente, 748.000 bolsas diarias. Se estima que cada bolsa tiene una vida útil de aproximadamente 12 minutos, tiempo luego del cual la mayor parte de ellas son desechadas sin control, y demandando más de 200 años para su degradación. En contraposición, utilizando una bolsa de tela se puede evitar el uso de 6 plásticas por semana, 24 al mes y 288 al año.grafico_4

Además, se utiliza como materia prima para su confección una fuente de energía no renovable, y en su proceso de elaboración intervienen agentes altamente contaminantes.

Las bolsas de polietileno no dejarán de comercializarse pero a partir de la medida que se implementará el 01 de marzo de no entregarse más bolsas gratuitamente, se espera que los ciudadanos realicen un uso más racional de las mismas.

Yendo de compras con una bolsa de tela, evitás usar 300 bolsitas plásticas que dañan el medio ambiente y quedan diseminadas por la ciudad. Lleva siempre tu bolsa en la cartera, bolso, mochila o en el baúl del auto.

bolsa

Descargar volante

Descargar afiche


Historias de vida

El Municipio inició en el año 2013 un proceso de regularización, para que grandes generadores -como bancos, supermercados, financieras, gastronómicos y mayoristas- realicen un tratamiento diferencial de los desechos con la contratación de un servicio especial de empresas o de emprendedores que cuenten con vehículos.

03

Con la colaboración del Gobierno de la Ciudad, ese año Miguel entregó su caballo y se inscribió para trabajar con su camioneta. Para él, desde ahí todo cambió “porque ahora nos pagan por nuestro trabajo, vivimos de esto. Antes lo hacíamos sin ningún beneficio. Los comercios te pagan la recolección y después vendés lo que clasificás”, explica.

A partir de la experiencia que lleva adelante con los cinco integrantes de su familia, Miguel ayudó a que ocho jóvenes de los barrios Pro Adelanto Barranquitas y San Pantaleón aprendan a manejar y encuentren en este trabajo un sustento de vida.

“Separar los residuos es voluntad de los vecinos. Reciclar es pensar en una ciudad más limpia y en las generaciones futuras”, asegura Miguel Solis.


Leonel Méndez es el presidente de la Cooperativa de Trabajo Recicladores Santa Fe Ltda. que surgió en 2011 y que en la actualidad la integran 80 personas. Reciclar es su trabajo y es el que defienden a diario, recolectando los residuos secos que generan los locales comerciales del microcentro, que luego se clasifican, compactan y comercializan a diferentes empresas.

04

“Reciclar es inclusión, es sustentabilidad y es replantearnos la ciudad que queremos construir a partir de la forma de vida que tenemos los seres humanos”, es la definición que guía a la cooperativa que pretende replicar su experiencia en otras avenidas comerciales y crecer con nuevos integrantes.

Con su labor, los trabajadores ecológicos logran extender la vida útil del relleno sanitario y buscan promover en los vecinos “responsabilidad social como generadores de residuos. Separar es revolucionario porque significa el valor que le damos al prójimo. La conciencia ambiental se hace separando, colaborando, siendo responsables del medio ambiente que es de todos” expresa Leonel y, en ese camino transformador, piensa que “nuestro aporte es chiquito pero somos un ejemplo de que se puede”.