Buenas prácticas

El Municipio inició en el año 2013 un proceso de regularización, para que grandes generadores -como bancos, supermercados, financieras, gastronómicos y mayoristas- realicen un tratamiento diferencial de los desechos con la contratación de un servicio especial de empresas o de emprendedores que cuenten con vehículos.

03

Con la colaboración del Gobierno de la Ciudad, ese año Miguel entregó su caballo y se inscribió para trabajar con su camioneta. Para él, desde ahí todo cambió “porque ahora nos pagan por nuestro trabajo, vivimos de esto. Antes lo hacíamos sin ningún beneficio. Los comercios te pagan la recolección y después vendés lo que clasificás”, explica.

A partir de la experiencia que lleva adelante con los cinco integrantes de su familia, Miguel ayudó a que ocho jóvenes de los barrios Pro Adelanto Barranquitas y San Pantaleón aprendan a manejar y encuentren en este trabajo un sustento de vida.

“Separar los residuos es voluntad de los vecinos. Reciclar es pensar en una ciudad más limpia y en las generaciones futuras”, asegura Miguel Solis.


Leonel Méndez es el presidente de la Cooperativa de Trabajo Recicladores Santa Fe Ltda. que surgió en 2011 y que en la actualidad la integran 80 personas. Reciclar es su trabajo y es el que defienden a diario, recolectando los residuos secos que generan los locales comerciales del microcentro, que luego se clasifican, compactan y comercializan a diferentes empresas.

04

“Reciclar es inclusión, es sustentabilidad y es replantearnos la ciudad que queremos construir a partir de la forma de vida que tenemos los seres humanos”, es la definición que guía a la cooperativa que pretende replicar su experiencia en otras avenidas comerciales y crecer con nuevos integrantes.

Con su labor, los trabajadores ecológicos logran extender la vida útil del relleno sanitario y buscan promover en los vecinos “responsabilidad social como generadores de residuos. Separar es revolucionario porque significa el valor que le damos al prójimo. La conciencia ambiental se hace separando, colaborando, siendo responsables del medio ambiente que es de todos” expresa Leonel y, en ese camino transformador, piensa que “nuestro aporte es chiquito pero somos un ejemplo de que se puede”.


 

El Plan de Arbolado Público 2016 consistió en el plantado de 10.000 especies en toda la Ciudad, respetando la coloración y la especie correspondiente a cada zona.