Llegó el OTOÑO!

El cambio de hojas de los árboles en el otoño suelen ser molestas. Si las recogemos podemos colaborar con la limpieza de las calles y reutilizarlas para hacer un compost casero

 

Cuando llega el otoño muchos árboles mudan las hojas cubriendo así el suelo y las veredas, si no se recogen pueden ser muy molestas, pero si lo hacemos podemos reutilizarlas para hacer un compost casero o incorporarlas al que ya tenemos. Así, además de fabricar nuestro propio abono, incorporamos nutrientes a la tierra y favorecemos que las planteas crezcan más fuertes.

Si ya tienes compostera, mezcla las hojas en una relación de 1:1 con el resto de tus residuos orgánicos domiciliarios.

¿Cómo hacer un compostaje de hojas?

  1. Rastrilla las hojas para la pila de abono. Si tienes árboles frutales, sus hojas son las mejores, porque tienen un contenido mineral muy alto. Si tienes hojas de roble,  limita su cantidad, son muy ácidas: sólo deben representan entre el 10 y 15 % de la pila del abono.
  2. Busca y junta diferentes tipos de hojas de la cuadra, así aportarán diferentes nutrientes.
  3. En un sector de tu terreno, mezcla todas las hojas que tengas. Apílalas en un montón. Sino, también podes guardarlas en bolsas de plástico gruesas (ubícalas en un lugar al aire libre, donde puedan tomar humedad ambiente; además, puedes hacerle pequeños orificios a la bolsa).
  4. Déjalas ahí, durante todo el invierno pero cada 15 días es recomendable remover el montón (o la bolsa) y humedecerlo. De esta manera lo que haremos es que se descomponga y se genere compost de manera natural.
    Cuando llegue la primavera y la hora de trasplantar nuestras flores y cultivos, tendremos un compost casero hecho de hojas secas.