Parque Garay

Ubicado en el Distrito Oeste, el Parque Juan de Garay abarca una superficie total de 30 hectáreas, algunas cubiertas por lagos que se internan en la vegetación generando distintas situaciones ambientales. Contiene puentes, embarcaderos, glorietas y pergolados.

En 2009, después de meses de trabajo para su puesta en valor, el parque fue reinaugurado. El objetivo de tales trabajos fue revertir las acciones de vandalismo y las secuelas dejadas por la inundación de 2003.

Recuperación

En una primera etapa, las obras comprendieron el saneamiento y recuperación de los 20 mil metros cuadrados de lagos que circundan el predio, que estaban en un estado de total abandono. Se puso en funcionamiento el sistema de bombeo por gravedad y se adquirieron cinco bombas destinadas a proveer y renovar el agua de estos espejos de agua.

También se limpiaron las islas centrales, con disciplinamiento de árboles y desmalezado. El Jardín zoológico La Esmeralda hizo una donación de 25 gansos para que habiten estos espacios.Por otro lado, fueron removidas algunas rejas que rodeaban los piletones y se restauraron las que quedaron.

Se recuperaron 152 columnas de iluminación y reflectores, se asfaltó un pequeño tramo de Pasaje Galileo y se pintaron los cordones que rodean al predio.Con respecto al equipamiento, se agregaron bancos y juegos, y se restauraron y pintaron los ya existentes.

El polideportivo, integrado por cinco playones y sus correspondientes sanitarios y vestuarios, también fueron renovados. Se hizo una remodelación de la pista del Circuito de Ciclismo Clodomiro Cortoni, donde anualmente se organiza una de las carreras más convocantes.

Los playones y la construcción de cinco canchas de fútbol, pudieron financiarse gracias al Fondo de Asistencia Educativa, lo permitió que ocho escuelas de la zona puedan utilizarlas para sus actividades deportivas y recreativas.La implementación de un nuevo sistema de cuidado del parque también integra el proceso de recuperación.

Historia

El Parque Garay hasta 1904 funcionó como cementerio católico y luego, vivero municipal, ingresando en 1939 a un programa provincial de desarrollo de parques.

Las características de su estructura organizativa principal, proviene de los tipos de parques y jardines de fines del siglo XIX, basada en el predominio de los ejes compositivos para lograr la mayor integración del parque con la ciudad.

En el año 1987, fueron construidos un velódromo, zonas de camping, un piletón y una fuente, con nuevos juegos y un pequeño anfiteatro.Este gran pulmón verde, es el único lugar en Santa Fe destinado a recordar al fundador de la ciudad, Don Juan de Garay.