Características Edilicias

El diseño de los nuevos Jardines Maternales propone una arquitectura simple, signada por un fuerte compromiso con el espacio público que le da entidad a cada intervención y genera un correlato lógico entre los distintos proyectos.

Cada edificio se concibe como una trama modular en donde se intercalan los usos programáticos propios de cada sala y la disposición de los diferentes patios. Esto posibilita la existencia de áreas de expansión y recreación controladas, brindando mejores condiciones de seguridad y optimizando el comportamiento bioclimático.
 
Se propone un uso racional de los recursos energéticos, priorizando los medios pasivos de control bioclimático. En función de ello, las aulas se articulan entre sí y con los distintos sectores del jardín por medio de un sistema circulatorio de galerías semicubiertas, pensadas como espacios necesarios de transición, a la vez que los canalones que conforman estas galerías funcionan como dispositivos que permiten la recolección del agua de lluvia para su posterior reutilización en funciones alternativas como riego y agua sanitaria no potable.
 
El sistema constructivo es tradicional y con materiales nobles: mampostería de ladrillos comunes con terminación de material de frente en muros, cubiertas livianas en el sector de aulas, hormigón armado con terminación a la vista en el sector de acceso y galerías, y mosaico granítico pulido en pisos. Esto le confiere la suficiente calidad constructiva a cada obra.
 
La propuesta supone un cambio en el modo de aprendizaje y en la relación entre la institución y el barrio, excediendo la intervención puntual de la obra, y entendiendo al edificio como parte constitutiva de un proyecto de escala urbana.
 
Los edificios de los Jardines Municipales de Barranquitas Sur y Las Flores han sido destacados entre las 15 mejores obras de arquitectura del país en la Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, en 2014 y 2016 respectivamente.