Cultura Viernes 15 de mayo de 2009 a las 16:27 | 6' 01

Pintura onírica del séptimo arte

“El Sueño”, cortometraje dirigido por Silvia Cuffia y protagonizado por Ricardo Calanchini, se estrenará en el Museo Municipal de Artes Visuales. El “avant premiere” tendrá lugar el sábado 16, a las 20, y estará complementada con tres instalaciones artísticas, con la exposición de “Ni si ni no, sino todo lo contrario”, pieza plástica de Calanchini, y con fotografías de Diego Scapino y Victoria Saez. La muestra permanecerá abierta hasta el 8 de junio. Organiza el Gobierno de la ciudad.

Pintura onírica del séptimo arte

El Museo Municipal de Artes Visuales (MMAV) “Sor Josefa Díaz y Clucellas” (San Martín 2068), será escenario para el estreno exclusivo de “El Sueño”, un cortometraje dirigido por Silvia Cuffia, que contó con la participación y la actuación de Ricardo Calanchini. La producción se basó en la adaptación de un guión ideado por este reconocido artista plástico santafesino y la banda sonora fue ejecutada por el maestro Héctor Martín Rotger. Esta propuesta se concretará el sábado 16 a las 20, y la entrada será libre y gratuita.

Pero el MMAV no sólo será el marco para esta avant premiere. Complementando la proyección, habrá una muestra inusual, provocativa e interpelante; una exposición que buscará ser escenario del cortometraje. Quienes asistan al estreno de “El Sueño” encontrarán en la antesala una instalación que conjuga tres disciplinas del arte: cine, fotografía y plástica conforman una triada que posibilita un andar por las veredas sinuosas de lo onírico.

 

 

Cruce de artes

 

Esta instalación creativa, con colchones, despertadores y vasos con agua, en la que estará inmerso el filme, tiene como uno de sus componentes claves la muestra de fotografías tomadas por los obturadores de Diego Scapino y Victoria Saez durante el proceso de producción del cortometraje. Son registros del detrás de escena que ofrecen otras lecturas de la historia, un paseo por los vericuetos del trabajo de creación del filme.

Otro de los elementos de esta escena se condensará en la exposición de “Ni si ni no, sino todo lo contrario”, obra pictórica del protagonista de la película, que constituye el juego realidad-ficción, resumiendo un diálogo infinito entre las artes. Un escenario mágico integra el objeto estético y el film dándole a la situación una sensorialidad expresiva que la distingue.

 

 

Sueños de óleo

 

Esta esquina en la que vertiginosamente se cruzarán diferentes ramas del arte, tendrá como uno de sus protagonistas a “Ni si ni no, sino todo lo contrario”. Se trata de un óleo sobre tela, producido por Calanchini a caballo de 2004 y 2005, entre Miami y Santa Fe. En sus palabras, quisieron que “fuera el objeto estético, en este lugar en que presentaremos por primera vez nuestro cortometraje. La elección no es casual. Hay un lazo invisible entre estas dos creaciones: cuadro y corto. El cuadro es una producción individual. El corto, colectiva. El cuadro, como el corto, es producto de un sueño. El sueño, una utopía”. Siguiendo esta línea, redoblan la apuesta: “La utopía es pensar el arte como necesario. La utopía es sentir la presencia de Freud y Dalí y trasladarla en una metáfora a la tela y percibir que son ellos quienes dialogan con la gente que mira el cuadro. La utopía es creer que pintar un teatro desde la perspectiva surrealista en una tela de 4x2 metros, con todos los colores y las formas diciendo la tragedia, la comedia, la vida. Diciendo el vuelo de otro sueño que va sobre las tablas y que se agita entre los paños, que atrapan cielo y sueltan el cielo, será recibido como un aporte por el verdadero teatro”.

 

 

Revelados

 

La muestra fotográfica de Diego Scapino y Victoria Saez es un exhaustivo trabajo artístico que captura siete días de rodaje de la película “El Sueño”. Los fotógrafos recuperan diversos instantes acontecidos fuera de cámara, el backstage. Sintetiza una labor colectiva, “El Sueño”, que despliega el deseo, en una interminable e infinita historia.

 

 

Pantalla onírica

 

El film, por su parte, cuenta la historia de un artista plástico comprometido con su creación que plasma en sus obras todas las emociones posibles, expresión de sus diferentes identidades, de las vivencias de su yo más íntimo e impenetrable.

Transitando vacíos de inspiración, aferrado al deseo de querer descifrar el futuro apoyado en una pitonisa, el artista se sumerge en una crisis existencial. Sólo él percibe la música que lo acompaña en esos momentos de transición. Entre el miedo y la desolación busca, avanza decidido a encontrar dónde nace, quién está ejecutando esa melodía perfecta que lo invade todo como si fuese un manantial de consuelo y paz. Indisolublemente, unidos el maestro y el artista, sólo cruzan miradas y funden sus almas, así como antes fundieron las notas y los matices.

Un ojo indiscreto y ávido observa todo, sin romper esa intimidad de los dos artistas: lo captura, lo inmoviliza, lo eterniza. Urge imperiosamente unirse a ellos, es vital para trascender en el acto mismo de sendas creaciones, apoyando la genialidad en el estado más puro e inocente, mientras ellos son hacedores de sus propios destinos para dispararse hacia la eternidad. En el instante mismo en el cual los tres se unen, comienza una danza, una ceremonia única e irrepetible, la comunión de las artes. Sueño tangible, vívido, congelado en el tiempo y resignificado en la obra.

 

 

Palabra protagonista

 

Respecto al cortometraje del que es protagonista, Calanchini prefirió comenzar describiendo las sensaciones provocadas por la banda sonora. Expresó que “Schumann en el ambiente colonizando el aire con sus notas hasta inundarlo y transformarlo en música. Esa música que ya es atmósfera y que surge del piano -mágico piano- del maestro Rotger, son la génesis de esta ópera prima. Esa música, esa atmósfera y ese piano, son los significantes que van a poblar mi sueño”.

Luego explicó: “Nuevamente un sueño, pero esta vez lo cuento. Tal cual se presenta, como la producción surrealista del cuadro del teatro. Esta vez soy escuchado: Silvia Cuffia me sabe escuchar, porque ella también sueña.

Y sueñan el maestro Rotger y Mirta Pasamonti y mi madre -Delia-, una Delia que sin sueños no sería la Delia que se anima a hacer “El Sueño”. Ellos, el eximio pianista, la singular y exquisita artesana, la madre, son los convocados a hacer realidad este sueño mío, este sueño que en lo onírico y en lo real Cuffia entiende y me entiende. Y todos ellos le encuentran valor a los lugares y a las cosas que animan mi sueño”. Y, finalmente, se arriesgó a confesar que “nos anima la utopía y armamos un equipo de artistas de la vida, que seremos actores, productores, directores, guionistas de cine por un rato para ustedes, que lo fuimos durante 6 meses entre gestación y nacimiento, que entre todos creamos este cuerpo y este alma que vibrará en la pantalla para dialogar, como dialogan un cuadro, un teatro, un corazón. Porque yo soñé, porque todos soñamos, porque otra vez la utopía de pensar el arte como necesario para vivir. Deseo que ahora, esta película, como la obra, como la carta, llegue a destino”.

 

 

Circuito de arte

 

En la búsqueda de generar una suerte de circuito artístico que gire en torno a “El Sueño”, se proyectaron actividades coordinadas en otro espacio cultural de la ciudad. En este sentido, de forma paralela desde  jueves 21 se presentará el cortometraje en luna de las salas de cine del Shopping “La Ribera” (Dique 1, Puerto de Santa Fe) y, en el Centro Cultural del mismo espacio comercial, habrá una muestra que fusionará dibujos de Ricardo Calanchini y fotografías de Diego Scapino. Estas piezas serán acompañadas por el maestro Héctor M. Rotger, interpretando a Schumann y algunas de sus obras, que forman parte del film.

 

 

-.-

 

Ficha técnica

 

Avant premiere: Proyección del cortometraje “El Sueño”, dirigido por Silvia Cuffia e ideado por el artista plástico Ricardo Calanchini.

Muestra complementaria: Instalaciones; fotográficas de Diego Scapino y Victoria Saez; exposición de la obra “Ni si ni no, sino todo lo contrario”, de Ricardo Calanchini.

Lugar: Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” (San Martín 2068).

Día: Sábado 16 de mayo.

Hora: 20.

Cierre de la muestra: Lunes 8 de junio.

Organiza: Secretaría de Cultura del Gobierno de la ciudad.