fbpx
La Brigada Femenina de Tránsito cumplió 39 años

La Brigada Femenina de Tránsito cumplió 39 años

502 Vistas

Fue creada en diciembre de 1970 a través de una ordenanza municipal. Desde entonces, controla con responsabilidad el buen funcionamiento del tránsito en la ciudad, además de brindar capacitaciones sobre seguridad vial a chicos y grandes. Fue la primera en el país y la segunda a nivel mundial. Próximamente, el uniforme de las “Naranjitas” recuperará su histórico color.

“Créase la Brigada de Tránsito Femenina, cuyo objetivo principal será la conducción, dirección y asesoramiento de todo lo atingente al tránsito en la ciudad; emergiendo de esta función las innumerables actividades que hacen al quehacer y al movimiento diario de la ciudad de quien de tal modo representa directamente a la Municipalidad”. Con esas palabras se creaba, un 3 de diciembre de 1970, la Brigada Femenina de Tránsito que fue la primera en el país y la segunda a nivel mundial, después de España.

Actualmente, alrededor de 40 mujeres -de entre 20 y 60 años- se desempeñan en las distintas tareas atenientes al cuerpo que ha ampliado sus funciones a medida que la ciudad -y por ende el parque automotor- creció. En un principio, trabajaban como Guías de Turismo. Hoy se desempeñan en la Pista de Examen en el Parque Garay, en el corralón de vehículos retenidos, en Educación Vial y, por supuesto, en dirección de tránsito, apostadas en las esquinas más conflictivas del microcentro santafesino. Además, este año, por primera vez en la historia municipal, se incorporaron cuatro mujeres a la Brigada Motorizada y Ciclovial.

Popularmente se las conocía como “Naranjitas”, en referencia al color de su uniforme. Luego, hace unos 15 años, pasaron a ser “Frutillitas”, dado que no había más disponibilidad del género anaranjado. Al comienzo de la actual gestión, se consultó a las mujeres que llevaban más tiempo en el Organismo sobre sus necesidades. Entre otras cosas, pidieron que se restituya el antiguo color de uniforme. El año pasado fue aprobado el cambio, y próximamente volverán a ser “Naranjitas”.

 

 

Respeto

 

Beatriz Bruno tiene 54 años y lleva 31 como integrante de la Brigada. Actualmente se desempeña como Supervisora a cargo de la sección, y es una de las que mejor conoce la historia y presente del organismo, además de ser una enamorada de su tarea.

“Yo amo mi trabajo; si no estoy trabajando me siento sola, siempre amé la Brigada. Mi papá fue inspector y de chiquita lo veía uniformado y comencé a amar ese uniforme”, recuerda Beatriz, quien concursó para ingresar a la Brigada en los primeros años de funcionamiento y todavía se enorgullece de su calificación: 95 % en el examen fue el inicio de su historia como “Naranjita”.

“Con el tiempo la gente se fue acostumbrando a nosotras, somos como quien dice ‘un mal necesario’; cuando no estamos la gente hace lo que quiere. Nosotros llegamos y ordenamos en cinco minutos el tránsito. Somos muy respetadas por la gente”, valora.

 

 

Trabajar con el tránsito

 

Las “Naranjitas” pueden verse en las esquinas del microcentro en los horarios pico de tránsito, para facilitar la circulación de peatones y conductores, con su inconfundible chambergo negro.

“A la gente no le gusta que se la sancione, entonces siempre recurren a la mentira piadosa. La infracción más común es el cambio de carril, porque no se habitúan a circular por la derecha y saber esperar atrás de un colectivo”, ejemplifica.

Beatriz recuerda miles de anécdotas de sus años como “Naranjita”, y dice que en el centro, no hay comerciante que no la conozca por su nombre. Sin embargo, habla de la importancia de su trabajo con seriedad: “La responsabilidad mayor es en la dirección de tránsito, porque si hacés mal una señal podés ocasionar un accidente, poniendo en riesgo la vida del transeúnte”.

A la hora de señalar los mayores autores de imprudencias, dice que son, “por partes iguales”, conductores y peatones.

 

 

Educación vial

 

Otra de las funciones que desempeña la Brigada Femenina de Tránsito es la Educación Vial, donde estas mujeres han sabido explotar su veta docente capacitando a niños y adultos en distintos puntos de la ciudad, encuentros, aulas y parques.

“La educación vial comenzó aproximadamente en el año ’80, y es algo muy positivo porque al trabajar con chicos, por ejemplo, comprobamos que son ellos quienes más enseñan a los papás”, indica Beatriz y valora: “Se trabaja con mucha docencia y precaución porque hay que tener mucho cuidado con los chicos”.

 

 

Equipo femenino

 

Esta Brigada, que cuenta con la particularidad de estar integrada en un 100% por mujeres, es muy cuidadosa de su imagen y según cuentan sus integrantes, no se trata sólo de “coquetería” sino que -como se dejara sentado en la ordenanza que creó la Brigada tres décadas atrás- estas mujeres “representan directamente a la Municipalidad”.

“Estar maquilladas y prolijas es una cuestión ética, forma parte del uniforme ir alineadamente. Somos la representación de la Municipalidad y hay que hacerlo con altura”, señala Beatriz Bruno.

Por otra parte, estas mujeres han debido consolidar su relación como equipo, con los sucesivos ingresos de nuevas mujeres. “Las más antiguas han puesto tanto de sí mismas que le dieron todo en mano a las chicas nuevas que entraron y hoy en día hay armonía: las viejas generaciones les enseñan a las nuevas, no hay egoísmo para la enseñanza”, remarca Bruno.

 

 

Seguridad vial

 

Cabe destacar que la Brigada Femenina de Tránsito se encuadra dentro de las políticas, acciones y estrategias impulsadas desde el Gobierno de la ciudad para lograr un tránsito más seguro en Santa Fe.

Entre otras iniciativas, se encuentra la de “Detectives del tránsito” que consiste en que  desde sus actividades escolares y en el marco de sus quehaceres cotidianos, los alumnos de las escuelas primarias se transformen en “líderes” como detectores de situaciones de riesgo y “agentes de cambio” para modificar el entorno inmediato, sumando actores y acciones multiplicadoras de prevención.

Paralelamente, el Municipio se integró formalmente al Sistema Unificado de Gestión de Infracciones de Tránsito (Sugit), que interrelaciona los Registros Seccionales de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios de todo el país, con las bases de datos de infracciones de tránsito de los Gobiernos municipales o provinciales. Este moderno sistema informático les permitirá a los Juzgados de Faltas reordenar, mantener y actualizar permanentemente su información.

Además, se adquirieron nuevos alcoholímetros, cinemómetros -instrumentos para detectar los excesos de velocidad-, se actualizaron los montos para las multas de tránsito y se firmó un convenio con el Hospital Vera Candioti para que los infractores por multas graves realicen allí pasantías, dando cumplimiento a una medida que data de 1980.



SALTA 2951 - S3000CMK
Santa Fe, Argentina

0800 777 5000

ATENCIÓN CIUDADANA
[email protected]


Redimensionar imagen
Contraste