fbpx
Dieciocho años democratizando el arte y la cultura

Dieciocho años democratizando el arte y la cultura

99 Vistas

Anoche quedó inaugurada la exposición conmemorativa por el 18º aniversario de la fundación del Museo Municipal López Claro. La muestra recoge piezas de César López Claro de los períodos Nueva Realidad y Aformalista. Se puede visitar durante todo el mes de diciembre en la sede del museo, ubicada en calle Piedras 7352. Organiza la Secretaría de Cultura junto a la Asociación Amigos del Museo Municipal.

“En este acto estamos celebrando dieciocho años de la decisión que tomaron César y María López Claro de donar este edificio a la ciudad, reservando para Santa Fe no sólo las obras, sino fundamentalmente la rica historia de sus dueños y de tantos artistas amigos que mantienen viva la memoria del maestro. Sabemos y celebramos el compromiso político, la calidad artística, la trayectoria y renombre en la plástica nacional”. Con esas palabras definió el intendente Mario Barletta la esencia del acontecimiento que se celebró anoche en las instalaciones del Museo Municipal López Claro (MMLC). Luego expresó que “es indudable que en Santa Fe florece la cultura por doquier: no sólo en plazas y parques, sino también en sus museos y salas de exposiciones. Esta casa museo es una de las evidencias más firmes del lugar que el arte ocupa en la vida de los santafesinos”.

Así, quedó inaugurada una muestra de arte que rescata esculturas y pinturas representativas de los períodos Nueva Realidad y Aformalista de César López Claro.

El acto de inauguración, comenzó a las 20.30 y fue presidido por el Intendente, acompañado por Damián Rodríguez Kees, secretario de Cultura, y por Bernardo Schnaider, presidente de la Asociación Amigos del MMLC.

La ceremonia contó con la presencia de numerosos artistas santafesinos y la multifacética actuación del Instituto Santafesino de Danzas. Dirigidos por el Prof. Alcides Hugo Ifrán, hicieron danzas típicas criollas, bailes flamencos y la orquesta estable de músicos interpretó piezas reconocidas del folclore nacional.

 

Dos períodos

Enrique Pasquini Molina, curador de la muestra, explicó que se están exhibiendo “obras de dos períodos de la prolífica producción de López Claro. Se seleccionaron estas piezas por ser las más representativas de dos momentos trascendentes en la vida de César”. El primero de ellos es el “Aformalista, que va desde 1965 a 1978, y en la actualidad está poco difundido. Conserva un profundo sentido de los muralistas matéricos, basándose en el arte abstracto. También se exhiben obras de Nueva Realidad: un período que va desde 1978 a 2004, y que denota el compromiso social de López Claro. Son producciones figurativas a través de las cuales, sin caer en lo panfletario, lograba denunciar lo que ocurría en nuestro país en materia de, por ejemplo, derechos humanos, pobreza, marginación, corrupción. En algunos de estos trabajos recuerda a los muralistas mexicanos, de los cuales tuvo, en un principio, una gran influencia. Luego se separó, creando una estética propia.

 

Arte y compromiso

“Admiro profundamente la obra de César; él fue un pintor testimonial que, desde mi punto de vista, es el ideal que debe perseguir todo artista que se valga como tal. Desde su lugar, denunció las aberraciones perpetradas por el sistema y luchó por sus convicciones políticas y sociales”. Así describió María de López Claro a su esposo y artista. Con 95 años y una lucidez maravillosa, esta mujer condensa la historia de un pintor gravitante para nuestra ciudad.

César López Claro fue un artista en permanente estado de evolución, inspirado en lo social. Su vasta producción tuvo una gran influencia de la pintura americanista de la costa del pacífico. Viajaba constantemente a aquellas regiones para conocerlas en profundidad. Era un admirador de la estética que trabajan.

López Claro estudiaba y observaba minuciosamente muchas escuelas americanas. Luego, basándose en ellas, comenzó a movilizar sus propias líneas de trabajo, construyendo una estética particular que, en este momento, es inconfundible. La obra completa de López Claro es reconocida a nivel mundial y fue premiada en certámenes internacionales.

Al respecto, Barletta sostuvo que “todos podemos afirmar que César López Claro es uno de los grandes creadores de la Argentina. Su casa es la mejor evidencia de su vocación ciudadana. Abrir las puertas de su taller, compartir lo mejor de la tradición muralista, el trabajo de los artistas soldados comprometidos con su tiempo, con el lugar que les ha tocado vivir. Su obra, contemporánea de un largo siglo XX, supo interpretar las vanguardias y buena parte de los itsmos de cien años de historia”.

Sus períodos pueden condensarse en: Buenos Aires (1928-1943); Litoral (1943-1954); Americano (1955-1964); Aformalista (1965-1978); y, finalmente, Nueva Realidad (1978- 2004).

 

Puesta en valor

Meses atrás el Gobierno de la ciudad asumió el compromiso de revalorizar integralmente las instalaciones y los contenidos de este museo. Este proyecto se basa en cuidar, reservar, cumplir y enseñar el legado del maestro. Barletta explicó que ya comenzaron “las acciones dedicadas de restaurar y poner en valor esta casa museo, la evaluación e inventario y restauración de las obras, el afianzamiento de las tareas de enseñanza. En definitiva, desarrollar tareas que concreten el compromiso asumido por esta gestión: cuidar de esta casa museo tiene un componente especial, porque no sólo implica cuidar su obra, sino también comunicar un estilo de vida que hizo del compromiso con la democratización de los bienes de la cultura, su marca más distintiva”.



SALTA 2951 - S3000CMK
Santa Fe, Argentina

0800 777 5000

ATENCIÓN CIUDADANA
[email protected]


Redimensionar imagen
Contraste