“Espíritu Traidor”: el desafío de volver para cerrar un ciclo

“Espíritu Traidor”: el desafío de volver para cerrar un ciclo

152 Vistas

El elenco de actores, cantantes, bailarines y músicos santafesinos, dirigidos por Rubén Viani, continúa por estos días con los ensayos para la reposición de la comedia musical que en 2015 marcó un hito en la escena local. La puesta, producida íntegramente por el Gobierno de la Ciudad, se despide con cuatro funciones el 25, 26, 27 y 28 de agosto, en la Sala Mayor del Teatro Municipal.

La ronda se arma una vez más en torno a Rubén Viani, en un salón del Liceo Municipal, que en esa noche de sábado se transforma en sala de ensayo. Actores, cantantes, bailarines y músicos se enlazan en un gran abrazo que cierra el círculo en silencio. La atención se dirige al director, que señala correcciones puntuales para ajustar la puesta, como quien tiene frente a sí un complejo mecanismo de relojería. Su oficio en la puesta de teatro musical sabe que la totalidad se sostiene en cada detalle técnico de la puesta y la precisión de las interpretaciones, pero quizás antes que eso en un espíritu colectivo, que se proponen recuperar con pasión, talento y trabajo.
“Espíritu Traidor”, la obra producida íntegramente por el Gobierno de la Ciudad, se presentará nuevamente el 25, 26, 27 y 28 de agosto, en la Sala Mayor del Teatro Municipal. Vuelve para despedirse del público que colmó ese mismo espacio, en las ocho funciones de julio y agosto del año pasado. Para reencontrarse en otro marco quizás, con los santafesinos que pudieron ver la obra al aire libre, en noviembre de 2015, cuando la ciudad celebró sus 442 años en la Costanera Oeste.  Y vuelve para reinventarse bajo nuevas miradas. En todos los casos, para que artistas y público se encuentren en una puesta que se aproxima a los temas universales del teatro shakespereano, asumiendo el riesgo estético de ofrecer una mirada contemporánea y local, en clave de comedia musical.

El desafío
“Creo que en todo el equipo predomina una emoción que es muy profunda, muy fuerte. Volver a hacer la obra es una posibilidad hermosa de poder cerrar un proceso que fue buenísimo para todos”, afirma Viani minutos después de un ensayo, destacando “que se de continuidad a este material, que se haya entendido desde la gestión de Cultura que la obra no había terminado y necesitaba un cierre, en el que esperamos que la gente nos acompañe”. Además, precisó que se trabaja prácticamente con el elenco original, con “algunos cambios en el ensamble, a partir de la incorporación de cuatro bailarines que son muy jóvenes, están muy entusiasmados con el teatro musical y se incorporaron muy bien al grupo”.
Entusiasmado por este nuevo encuentro con el público, el director remarcó que “la reposición genera la posibilidad de volver a ver lo que habíamos hecho, en este caso con una distancia de casi un año, que nos permitió ver detalles que para nosotros son más orgánicos. Con todo el equipo nos planteamos qué lugares de Espíritu Traidor podíamos pulir un poco más, algunos textos, situaciones. Este tiempo nos permite hacer eso”. En esa línea, Viani insiste en el desafío que plantean estas nuevas funciones: “hacer una reposición no es tarea fácil. Necesitábamos volver a estar conectados con el espíritu de la obra y estamos trabajando en eso; más allá de cuestiones puntuales de la técnica, o del trabajo con los textos y las canciones. Lo que estamos tratando de recuperar es lo que hizo que los actores y el público se encontraran de la manera emocionante en que se produjo, y todo lo que se generó a partir de eso en 2015. La reposición no se logra en dos días, necesita de un tiempo que por suerte se entendió desde la Secretaría de Cultura, aún con el gasto y el esfuerzo que eso implica en un año muy difícil. Estoy muy agradecido porque si no contáramos con eso, la reposición de “Espíritu Traidor” podría haber sido muy complicada, pero estamos volviendo a hacer algo que es muy satisfactorio para todos”.
“Tenemos muchas expectativas. Esperamos que sea una despedida donde volvamos a sentirnos acompañados por el público. En 2015, nos hicieron sentir muy bien, en funciones a sala llena y tenemos ganas de que la despedida vuelva a ser de esa manera”, finalizó.

Nueva apuesta
Categórica, la secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad, Patricia Pieragostini, sostuvo que “este año volvimos a apostar a “Espíritu Traidor”. En este 2016 no hicimos una nueva obra sino que nos pareció relevante dar continuidad a esta puesta, a partir de un diálogo y un trabajo conjunto con todo el elenco, Rubén Viani y el equipo de creativos”. En ese sentido, expresó que “estamos muy felices de esta decisión tomada porque entendíamos que este es uno de los trabajos más profesionales que hemos hecho, marcando un hito en la escena local. Nunca antes había pasado esto en términos de lo que se generó con el público y la escala, teniendo en cuenta que hay 60 personas que están trabajando en torno a la puesta, además de los recursos del Teatro y otras áreas de la Municipalidad involucradas”.

Invitación
“Este es realmente el cierre de esta gran producción que es “Espíritu Traidor”, agregó la funcionaria; lanzando una invitación “para que vuelvan a verla los que ya lo hicieron, porque este trabajo que se está dando todo el equipo y en particular Rubén Viani de volver a pensar, de encontrar intersticios en la obra y sumar a otros bailarines al ensamble, va a dar la posibilidad de volver a disfrutarla, tal como nos ocurre cuando volvemos a leer un libro, por ejemplo. Los invitamos porque la van a encontrar diferente. Eso es lo que tiene la escena. Cada vez que nos paramos sobre el escenario las cosas suceden de manera distinta”. Y amplió la invitación “al público de Paraná, Rafaela, Esperanza, Rosario, y diferentes comunidades del área metropolitana”.
“Esta despedida de la obra es imperdible. Estoy muy agradecida, muy feliz de volver a tener el equipo de Buenos Aires trabajando junto a nosotros; porque esto también les da a los bailarines, cantantes, actores y actrices, una oportunidad de tener una continuidad en la profesionalización de su trabajo. Esto es un proceso que continúa su formación, que es un tema que nos obsesiona. Cada vez que el elenco se encuentra con Barby Ostrovsky, Francisco Martínez Castro y Viani están ante una nueva oportunidad de seguir profesionalizándose, y aprender. En este sentido, la producción es una apuesta muy fuerte a nuestros artistas locales. Y ese es uno de los objetivos más fuertes que tiene la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad”.

En escena
La obra, versión libre de “Sueño de una noche de verano” (W.Shakespeare) escrita por Joaquín Bonet, con música compuesta y dirigida por Francisco Martínez Castro, contará una vez más con las destacadas interpretaciones de Tavo Angelini, Luciana Tourné y Rubén Von der Thüsen en los roles protagónicos de Redo, Florencia y Martín, respectivamente; junto a Lucas Ranzani (Oreja), Camilo Céspedes (Morsa), Demián Sánchez (Ladri), Juan Candioti (Espinillo), Federico Celario Ocampo (Vetusto), Daniela Romano (Tiziana), Magalí Airala (Aldana), Martina Ponce Couré (Rocío), Guillermo Ibáñez (Jhonny), Julián Reynoso (Leo), Marisa Oroño (Marta) y Mirta Rossi (Edna).
Los únicos cambios respecto de la puesta original son en el ensamble de bailarines y en la banda que interpreta la música en vivo, además de las voces que se suman al coro. Así, el ensamble de bailarines está integrado por Yasmin Ríos Satuf, María Jimena Gómez, Julieta Taborda, Mariel Barcos, Lucila Balocco, Cecilia Romero Kucharuk, Juan Pablo Porretti, Federico Wild, Franco Benítez, Maximiliano Sena, Matías Forconi y Francisco Machado; a los que se suman Jesica Cejas, María Susana Rivera, David Gabriel Leonhardt y Gastón Gómez.
El coro se compone con las voces de Mauricio Oromez, Agustín Ferrero, Elizabeth Schmidhalter, Luciana Braunstein y Lorena Niere; a los que se integrarán en estas funciones Aldana Eve y Rubén “Tato” Pastor. La música será interpretada en vivo por María Fernanda Lagger y Pablo Marcelo Aristein en saxo, Luisina María Gioria en flauta, Luciano Stizzoli en el piano, Nicolás Yozía en guitarra, y Julia Avvedutto en cello. A ese grupo se suman en estas funciones José Alaluf en bajo, Bruno Gramaglia en la batería, y Rodrigo Martínez Castro en flauta traversa y guitarra acústica.

Creativos
En el equipo creativo dirigido por Rubén Viani, trabajan Barby Ostrovsky en coreografía, Magalí Acha en el diseño de escenografía; Rodrigo Martínez Castro en las orquestaciones junto al director musical, y Guillermo Pérez en diseño de sonido. Pablo Borato es el iluminador, Alicia Ortiz y Cecilia Romero Kucharuk, realizan la asistencia de coreografía, y Juan Candioti es el asistente de dirección musical.

Viani y Oscar Peiteado diseñaron la planta de luces, mientras que Lucía de Frutos diseñó el vestuario, con la asistencia de Mercedes Barone. Melisa Guerrero realiza el maquillaje y caracterización, y Gastón Gerstner hizo lo propio con las pelucas y peinados. La realización de escenografía estuvo a cargo de Leonardo Rusillo, David Lencina, Melisa Guerrero y talleres municipales que dependen de la Secretaría de Obras Públicas.

Funciones y entradas
Las cuatro presentaciones de la obra serán el jueves 25 y viernes 26 de agosto a las 21, el sábado 27 a las 22.30 y el domingo 28 de agosto a las 20, en la Sala Mayor del Teatro Municipal “1° de Mayo”. Las entradas están en venta en la Boletería de San Martín 2020, a un valor de: plateas y palcos, 300 pesos; plateas y palcos para estudiantes y jubilados, 250 pesos; tertulia tercio medio, 200 pesos; generales, 100 pesos.
Estas funciones cuentan con el apoyo de Tregar, Mercado de Productores y Abastecedores de Frutas, Verduras y Hortalizas de Santa Fe y Casino Santa Fe.

Relacionado:



SALTA 2951 - S3000CMK
Santa Fe, Argentina

0800 777 5000

ATENCIÓN CIUDADANA
[email protected]


Redimensionar imagen
Contraste