fbpx
El mural “Lex Legum” se luce en el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe

El mural “Lex Legum” se luce en el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe

385 Vistas

En el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe se desarrolló el acto de oficial de relocalización del restaurado mural del maestro César López Claro. También se presentó en sociedad el proyecto “La Valija del Pintor”, impulsado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la ciudad.

“Comencé con mi tarea de Intendente hace poco más de un año. En aquellos primeros día de gestión, al ingresar a la Municipalidad, me encontraba en el descanso del segundo piso con el mural de López Claro; y me preocupó desde el primer día que lo vi. Lo notaba descuidado y agredido. Además, había otra cosa que me preocupaba: el mural también agredía; es que el lugar en el que estaba colgado había sido pensado como un gran ventanal para iluminar el interior del edificio. El mural estaba generando oscuridad, en lugar de proyectar lo que César pensó al crearlo: respeto por las instituciones, por las leyes, es decir, la luz que debe guiarnos en la construcción de un país y de un futuro mejor”. Con esas palabras, Mario Barletta, intendente del Gobierno de la ciudad, abrió esta mañana el acto oficial de relocalización de esta restaurada y reconocida obra de arte.

En la misma línea, sostuvo que “inmediatamente decidimos que el Lex Legum, fuese trasladado al Área de Restauración del Museo Municipal de Artes Visuales. Esta decisión originó una serie de interrogantes sobre el cuidado y el destino de los bienes culturales, especialmente de aquellos que nos interpelan sobre la importancia de las instituciones, de sus leyes y del futuro de nuestro país. Olvidar los bienes culturales o asistir a su deterioro sin asumir responsabilidades también tiene sus consecuencias sobre la vida de las ciudades. Porque, en tanto metáfora privilegiada, el arte nos constituye como sujetos sociales y construye ciudadanía”.

El acto se desarrolló en el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe, y contó con la participación del secretario de Gobierno, José Corral; Damián Rodríguez Kees, secretario de Cultura; Olidio Panigo, presbítero de la Basílica Nuestra Señora de Guadalupe y representante legal de la institución; Marta Milesi, directora de la Escuela Primaria Nº 1147; Mirta Ortiz de Asencio, directora del Colegio Nº 8150 Nuestra Señora de Guadalupe. Además, antes de la intervención del Intendente, Raquel Garigiano, profesora especializada en Historia del Arte, realizó un recorrido por la vida y la obra de López Claro, enfatizando su visión del arte, y su postura acerca del sentido social de la producción cultural.

 

 

Fuerza simbólica

 

El nuevo espacio en el cual se colgó el “Lex Legum” es el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe, institución ubicada en calle Patricio Cullen 7397, a metros de la Casa Museo César López Claro. Barletta sostuvo que “de acuerdo con lo programado y cumplida la tarea de restauración, se realizó un relevamiento de posibles lugares para su relocalización. La elección de una escuela se origina en la firme decisión de posibilitar que las instituciones educativas cuenten con valiosos bienes culturales y tengan la oportunidad de dialogar cotidianamente con ellos. Los murales tienen este objetivo, deben estar en lugares donde haya un tránsito importante de personas y la función educativa sea central. A metros de la Casa Museo César López Claro, el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe siempre mantuvo un vínculo fluido con el artista y su obra. Incluso, en este mismo patio los vecinos del barrio, los amigos del Museo, los camaradas de César, festejaron sus 90 años”.

 

 

La restauración

 

El mural volvió a ser colgado luego de un intenso y profundo trabajo de restauración desarrollado por un equipo de profesionales convocados por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la ciudad.

En referencia a estas obras, el Intendente trajo a colación que “el informe técnico realizado por especialistas en el tema, y del cual dimos oportunamente cuenta a los medios de comunicación, refería a problemas que se ocasionaron por una inadecuada localización, cubriendo una ventana y expuesto al calor. A lo largo del tiempo se produjeron ondulaciones, rajaduras, manchas, humedades, impactos de insectos y sedimentación de ácaros”. A partir de aquella realidad, “las tareas desarrolladas consistieron en una limpieza profunda que se llevó a cabo por capas y se eliminaron esporas y microorganismos, anulando la progresión del deterioro. Luego se trabajó en la consolidación y reposición de la capa pictórica y, además, se le realizaron injertos y zurcidos en partes faltantes y rajaduras provocadas por la tensión de la tela o accidentes. A su vez, se le realizó un correcto aplanado y corrección de las deformaciones del soporte, ya que el mismo presentaba deformaciones por defectos de la tensión ejercida sobre la tela. Finalmente se ejecutó el trabajo de tensado en el nuevo bastidor”, resumió.

 

 

El arte trashumante

 

El acto tuvo dos ejes: el primero consistió en la oficialización de la relocalización del mural y el segundo fue la presentación del Proyecto La Valija del Pintor, una iniciativa impulsada por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la ciudad, junto a María Brizzi de López Claro y a los integrantes de la Asociación de Amigos del Museo. Para introducir el tema, Barletta apeló a la faceta humana de López Claro destacando que “como suele decir María, su compañera de toda la vida, César López Claro es un artista excepcional, solidario, comprometido y entusiasta en cada una de las obras que supo concretar. Este es uno de los motivos por los cuales, junto a la relocalización del mural “Lex Legum”, diseñamos un artificio, una valija -para viajar y para pintar- que guarda imágenes del artista y materiales para jugar y aprender de la mano del arte”.

La Valija guarda reproducciones de la obra de López Claro y materiales para que los alumnos jueguen y aprendan de la mano del arte. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de la empresa Tersuave, en el marco del Convenio subscripto con el Gobierno de la ciudad de Santa Fe.

En este sentido, explicó que “La Valija del Pintor se quedará durante dos semanas en el Colegio y luego seguirá su camino, con más huellas y más historias, hacia otra escuela del barrio, la Paula Albarracín, y de allí a otra y a otra. Mayo la encontrará en el Distrito Noroeste y junio en el Oeste. Para entonces, seguramente, no habrá una sino varias Valijas de Pintor, multiplicando la magia del color y confirmando que es posible imaginar nuevos horizontes, concretarlos y habitar en ellos”. Luego, tras felicitar por el trabajo cumplido a los responsables de este emprendimiento, el Intendente instó a continuar la labor de gestión de este proyecto y finalizó preguntándose “¿Cuántas más escuelas?, ¿cuántas más valijas?, ¿cuántos futuros César López Claro, Fernández Navarro, Supisiche, Flores o Fertonani está dando a luz esta ciudad?. No nos demoremos, la valija guarda un pequeño tesoro y ya es tiempo de descubrirlo”.

Tras la intervención de Barletta, el broche ideal para el acto lo pusieron los futuros artistas del Jardín de Infantes del Colegio; fueron ellos quienes inauguraron La Valija del Pintor, poniendo manos a la obra, comenzando a trabajar con el tesoro de pinturas, papeles, lápices y pinturas.

Relacionado:



SALTA 2951 - S3000CMK
Santa Fe, Argentina

0800 777 5000

ATENCIÓN CIUDADANA
[email protected]


Redimensionar imagen
Contraste